Domingo Belisario Gómez. Sacerdote y prócer

Comentarios desactivados en Domingo Belisario Gómez. Sacerdote y prócer
Share

Por: Oscar Tobar Gómez. Popayán, Marzo del 2.000. Óleo del maestro Efraín Martínez

El sistema fluvial de la República de Colombia parte de una de las zonas más bellas de nuestra geografía, El Macizo Colombiano, en él se forma la estrella hidrográfica que está integrada por por los ríos Magdalena, Cauca y Caquetá, en el mismo macizo nace la imponente Cordillera central que, dada su estructura, brinda a sus habitantes todas las variantes climáticas, ya desde las más frías en tierras altas, hasta las bajas cálidas y estivales.

En este paraíso natural se encuentra la población de San Luis de Almaguer, fundada en 1.551 por Alonso de Fuenmayor, yerno de Sebastián de Belalcázar por su matrimonio con María de Belalcázar, hija del caudillo. El Rey Felipe II le concedió a la villa título de ciudad con su correspondiente escudo de armas.

Fue San Luis de Almaguer una de las más importantes ciudades del sur del Nuevo Reino de Granada, sus magníficas minas de oro y esmeraldas atrajeron a la gente más lucida de cuantos españoles llegaron por aquella época al virreinato.

La población se originó en toda la región por la conjunción de diferentes razas. Castellanos descendientes de los primeros conquistadores y de los mineros españoles que posteriormente formarían una clase social única en el contexto de la nueva ciudad. Aborígenes Quillas que habitaban la zona antes de la colonización. Indígenas yanacona traídos por los españoles como sirvientes desde las altiplanicies quiteñas, negros, traídos para el laboreo de las minas de oro y esmeraldas y finalmente los descendientes de los Incas, quienes huyendo de la terrible matanza que realizara Atahualpa entre los nobles del imperio, se refugiaron en estas tierras, uniéndose al grupo étnico predominante y a la clase social más pudiente de los terratenientes castellanos.

En la estancia de Pukará de la centenaria villa de Almaguer, en el hogar de Don Francisco Gómez Muñoz de Ayala y Doña María Buenaventura Zemanate, vino a la vida el 20 de Diciembre de 1.761 un varón a quien se colocó el nombre de DOMINGO BELISARIO.

Don Francisco descendiente de los primeros conquistadores y perteneciente al clan nobilísimo de los Muñoz de Ayala, fue un padre severo quien supo guiar a su vástago por el camino de la rectitud, imprimiéndole el sello característico de los conductores de almas y de hombres, una recia y firme voluntad.

Gracias a una capellanía que dejara uno de sus parientes, el Capitán Marcelo Verdugo de Guevara y Correa, el joven Domingo Belisario ingresó, pasada su niñez y adolescencia al Real Seminario de la Ciudad de Popayán, como convenía a sus aspiraciones, tánto tiempo reprimidas por falta de los medios adecuados.

Por aquella época éste, era un privilegio solo asequible para determinadas clases sociales pudientes, para poder acceder a él, debía demostrarse limpieza de sangre y antecedentes que lo avalaran. Veamos el documento.

( Declaración de Don. Franco.Gómez Muñoz de Ayala y Señora en la información de Hidalguía de su hijo Domingo Belisario Gómez, para el ingreso en el Seminario.)

Todos los ascendientes de Dn. Bernabé Gómez Cabezas y Dña. Manuela Muñoz de Ayala fueron de los primeros conquistadores de las ciudades de Popayán, Pasto y Almaguer, personajes de todo nobles. Todos los antepasados abolengos de parte de mi padre, de mi madre y de mi mujer, han sido de los primeros que se han tenido por legítimos caballeros, sin mezcla de moros, judíos, montañeses, mulatos, ni penitenciados por el santo oficio, antes sí cristianos viejos y de los primeros conquistadores, según consta en las cedulas de merced de las tierras de Pukará, Gonzalo y el Tablón de los Gómez, que nuestros católicos soberanos se han servido concederles. Que todo ello se halla en los libros capitulares de la ciudad de Almaguer, por eso sin disminución en ninguno, se han merecido los más honoríficos empleos en la de Pasto, Popayán y Almaguer de Alfereces Reales, Ttes. Gobernadores, Regidores, Alcaldes ordinarios, Procuradores de la Santa hermandad y Escribanos de su Majestad.

Fdo. Francisco Gómez Muñoz de Ayala.

Fecho el Correspondiente juramento firmaron los testigos de cuerpo presente.

Don. Nicolás Cayetano de Gonzáles, Don. José Beltrán De la Torre, Don. Melchor de Vargaz Muñoz.

Ante mí. Diego de Vargaz Delgado.

Noto. Pulco.

Copia Fiel.

Avanzando sus estudios le fue conferida la primera tonsura en 1.790 y fue ordenado sacerdote en 1.792. Después de haber hecho con brillo repetidas oposiciones a beneficios y servicios de Popayán, le fue otorgado El Trapiche como parroquia, curato de primera creación.

Siguió posteriormente una brillantísima carrera eclesiástica siendo desde párroco de El Trapiche, Comisario Particular de la Santa cruzada, Juez Eclesiástico, examinador sinodal, Vicario Provincial, hasta Vicario General del Obispado y Rector del Real Seminario de Popayán.

Organizó las viceparroquias de San Juan, Los milagros, San Lorenzo y Lerma. Fue además un eficaz promotor del desarrollo general de la región construyendo escuelas, fomentó la agricultura, la ganadería y las manufacturas tanto en el valle del Patia como en la cordillera. Construyó caminos que comunicaron las poblaciones de su parroquia, realizó el inventario minero con el fin de impulsar la minería y la orfebrería convirtiendo esta industria en negocio productivo para sus feligreses. Comprometido con la educación de los indígenas instauró cátedras especiales en las reservaciones a fin de educar cristianamente a los aborígenes en los dogmas de la religión.

Tanto y tan bien se desempeñó Domingo Belisario Gómez en su parroquia, que según las declaraciones escritas de sus feligreses

“Ninguna feligresía puede hallarse mas contenta con su pastor que la de El Trapiche. Este eclesiástico ha dado las pruebas más relevantes de amor a su rebaño, sin desmentir en un punto el concepto de la opinión pública, pues a pesar del odio que le conservan los facciosos, no ha desamparado ni una vez a su parroquia, en las repetidas invasiones que ha sufrido por aquellos. Su entusiasmo, su generosidad y su política, ha sido baluarte con que a librado de su total destrucción a El Trapiche”.

El Libertador Simón Bolívar. Óleo del pintor Tamayo.

Evidentemente, apenas iniciada la lucha por la independencia Domingo Belisario Gómez se declaró abiertamente por ella y con él toda su comunidad, en 1.810 había conseguido que varios pueblos de esa jurisdicción abrazasen la causa republicana, lo que le concitó el odio de los Patianos Realistas y también de algunos sacerdotes adictos al rey, entre ellos el Presbítero José María Morcillo, cura de Mercaderes y el Dominico Fray Andrés Sarmiento quienes pusieron precio a su cabeza.

Dada la estratégica posición de El Trapiche, correspondió a esta villa ser el Centro de Operaciones de la Magna Guerra de Independencia del Sur de la Nueva Granada y desde 1.809 hasta 1.826 sus vecinos dirigidos por Domingo Belisario Gómez sacrificaron vidas y bienes en una encarnizada defensa contra las fuerzas españolas.

Debiendo pagar el tributo de su generosidad y valor, viendo morir a sus feligreses bajo las balas españolas y sacrificadas sus mujeres en raptos y violaciones atroces. Pagando onerosas obligaciones de guerra, soportando saqueos vandálicos durante veintiséis veces, Domingo Belisario Gómez probó así el suplicio, encarcelamiento y destierro junto con toda la perdida de sus bienes de fortuna y los bienes eclesiásticos de su parroquia.

En 1.812 los temibles guerrilleros realistas de Patia, al mando del sanguinario mulato Juan José Caicedo, el fraile Dominico de Buga Andrés Sarmiento y el salvaje José Antonio de la Torre, asaltaron El Trapiche saqueando la villa y poniendo precio a Belisario Gómez, ofreciendo quinientos patacones a quien entregara la cabeza del sacerdote.El padre Gómez debió salvarse atravesando a pie el Páramo de las Papas durante varios días de camino hasta Timaná, mientras en El Trapiche los realistas asaltaban su casa, robaban sus bienes y vestían sus hábitos clericales para burlarse de él públicamente.

Veinticinco veces más sufrió la villa el vandalismo de los guerrilleros patianos y el del ejercito español, siendo apresado varias veces su párroco y sometido a tormentos y vejaciones indignas, dada su dignidad sacerdotal.

Con la derrota de la Cuchilla del tambo el 29 de junio de 1.815, Juan Sámano quedó dueño absoluto del sur de la Nueva Granada y el 1ro de julio ocupa a Popayán, conociendo la enconada lucha que por la independencia, libraba el padre Belisario Gómez en El Trapiche, ordena que una escolta vaya a capturarlo pues no puede dejar focos de sedición.

La columna se dirigió al Trapiche donde después de saquear el pueblo, apresó al sacerdote sin atreverse a fusilarlo, como era la órden, debido a su unción sacerdotal, pero escoltado por doce soldados realistas fue remitido a quito a pie, para ser juzgado por el Presidente Montes.

Después de un largo confinamiento el padre Gómez fue sometido a juicio siéndole conmutada la pena de muerte por el destierro a Filipinas, pero pasado algún tiempo el Presidente Montes, conociendo las prendas morales y las virtudes del sacerdote lo restituyó a su curato después de once meses de prisión.

El Trapiche por su posición privilegiada como cuartel y hospital de guerra, se convirtió pronto en centro importantísimo de apoyo para la Magna Guerra, dada la decisión republicana de sus moradores y de su líder el padre Gómez, fue una eficaz ayuda para los jefes independientes, esto le valió a Domingo Belisario el aprecio y amistad sincera de Nariño, Cabal, Bolívar, Sucre, Córdoba y otros próceres, fue por ellos nombrado, Capellán de los Ejércitos Libertadores.

Domingo Belisario Gómez y El Libertador en El Trapiche. Óleo del maestro Luis Ángel Rengifo

El libertador Simón Bolívar se retiró a El Trapiche después de la derrota de Bomboná, y en este sitio escribió la intimación de rendición al jefe realista, Coronel Basilio Modesto García, de la cual fue portador el presbítero Domingo Belisario Gómez, con amplias facultades para emprender las negociaciones, dejando al fin asegurada la paz del sur de la República. Asegurada la paz de la nación continuó el presbítero Gómez ejerciendo su labor sacerdotal en todo el territorio. Llamado por el obispado para ejercer de nuevo el cargo de Primer Prebendado de la Catedral, declinó el nombramiento para continuar ejerciendo su labor pastoral y terminar la construcción de un nuevo templo para su parroquia, se le confió posteriormente la misión de fundar la parroquia de la Cruz, para zanjar así el pleito que sobre límites jurisdiccionales, sostenían los Gobiernos de Popayán y San francisco de Quito, finalmente abrió un camino desde El Trapiche a la Cordillera Oriental y fue entusiasta propulsor de la educación para el pueblo.

El Gobierno otorgó al Padre Gómez una pensión vitalicia, que el nunca quiso aceptar. El Episcopado le otorgo el nombramiento de Vicario General en ausencia dadas sus magníficas prendas intelectuales y a pesar de su avanzada edad.

Poco antes de su muerte solicitó para la ciudad el nombre de “Bolívar”, en recuerdo del Libertador de la Patria.

El Presbítero Domingo Belisario Gómez falleció el 24 de febrero de 1.851 a los 90 años de edad, amado de sus feligreses, estimado por la ciudadanía y con el reconocimiento de la patria agradecida.

La ciudad de Bolívar Cauca ostenta su busto en la plaza principal como homenaje a uno de los hombres más sobresalientes del Sur del Cauca. Lo propio ocurre en el Municipio de Almaguer y en la Archivo de Historia del Cauca reposa la copia de la Biografía que publicara el Departamento sobre la vida y obra de este ejemplar hombre de Dios y Prócer de la Patria.

Los distinguidos escritores Arcesio Guzmán C. y Víctor Quintero Rivera publicaron en 1.930 sendas biografías del Sacerdote y Prócer.

La Asamblea del Cauca con fecha 30 de Abril de 1.928 rindió honores al Prócer con la Ordenanza numero 51 de la fecha correspondiente.

Autógrafo del Procer

 Autor: Oscar Tobar Gómez.

Bibliografía. Joaquín Ospina. Diccionario Biográfico y Bibliográfico de Colombia Gustavo Arboleda. Diccionario Biográfico y Genealógico del Antiguo Departamento del Cauca. Julio E Ocampo. El libertador y el Municipio de Bolívar.

Tomado de: http://www.rtspecialties.com/tobar/conex1/ostogo/dmbelis.htm

Otras publicaciones:

Los comentarios están cerrados.